Home / Enfermedades del estómago / Ulcera péptica: síntomas, causas y tratamiento

Ulcera péptica: síntomas, causas y tratamiento

La úlcera péptica es considerada una enfermedad muy habitual en casi toda la población sin distinción de géneros. En general pueden aparecer en cualquier edad, tanto en las mujeres como en los hombres y los primeros síntomas pueden aparecer tanto en la infancia como en las edades adultas.

La úlcera péptica afecta a la mucosa que recubre el estómago o el duodeno. En función de su lugar de aparición son clínicamente clasificadas en úlceras gástricas o úlceras duodenales. Estas últimas son mucho más frecuentes, sobre todo en los hombres.

En cuanto a la úlcera péptica, es una enfermedad que puede afectar a una de cada diez personas. Por lo que es considerada una afección de alta incidencia.

¿Qué es una úlcera péptica?

La ulcera péptica consiste en una llaga abierta que aparece en la mucosa que reviste el estómago, intestino delgado o en el esófago. Cuando la úlcera péptica se original en el estómago se llama úlcera gástrica, si en cambio, la úlcera péptica ocurre en la primera parte del intestino delgado es conocida como úlcera duodenal.

Las úlceras pépticas son provocadas cuando el ácido en el tubo digestivo se dirige y absorbe en la superficie interna del estómago o del intestino delgado. El exceso de ácido causa una llaga dolorosa que puede provocar sangramientos en casos avanzados de esta enfermedad. El tubo digestivo está recubierto con una capa mucosa que de forma natural protege el estómago contra el ácido. No obstante si las cantidades de ácido son muy elevadas o la capa mucosa que protege el estómago se debilita las posibilidades de desarrollar una ulcera péptica son mucho mayores.

Esta lesión es en forma de cráter al perderse parte del tejido y tiene escasa o nula tendencia a cicatrizar. Como dato curioso aproximadamente el 75 % de las personas con úlceras pépticas son asintomáticas. La mayoría de las úlceras pépticas son causadas por una infección de Helicobacter pylori y tratamientos con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Existen factores que pueden agravar la enfermedad, como son el tabaquismo, la ingesta de alcohol y las comidas que sean picantes, factores que actúan irritando aún más la mucosa que recubre el estómago. El estrés puede agravar también esta condición.

Síntomas de la úlcera péptica

Los síntomas más comunes de la úlcera péptica son variados, pero el más frecuente es el dolor de estómago. Otros síntomas son ardor estomacal, sensación de saciedad, inflamación estomacal, distensión abdominal. También digestiones lentas, acumulación de gases, rechazo a los alimentos que contengan grasas. Con acidez en algunos casos con reflujos y en algunos casos náuseas.

El síntoma de la acidez hace que el dolor sea mucho más fuerte, sobre todo si se tiene el estómago vacío. Este molesto síntoma puede aliviarse con algunos medicamentos que controlan la acidez o la reducen. Pero sólo proporcionan un alivio momentáneo pues el dolor y la acidez retornan en unas pocas horas.

El síntoma más recurrente es la existencia de dolor localizado en el epigastrio. Este suele ser molesto y aparece a las dos o tres horas después de las comidas o en la noche.  Provoca reflujo y trastornos del sueño. Este dolor puede permanecer durante semanas o meses y se alivia en algunos períodos en los que no aparece y el paciente suele pensar erróneamente que se ha curado.

Otros síntomas que también aparecen son el reflujo gastroesofágico y la pirosis, que desaparecen o se alivian con la toma de algún medicamento como el bicarbonato o los antiácidos. También son recurrentes las náuseas, vómitos, dificultades para respirar y la pérdida de peso sin motivo aparente. Puede aparecer sangramiento, pero es poco común.

Las personas que padecen de úlcera péptica deben saber algo. Esta enfermedad no siempre está acompañada de todos los síntomas mencionados. Sino que pueden presentar uno o dos de ellos. Pero muchos de estos síntomas pueden aparecer concomitantemente a otras enfermedades de mayor riesgo. Como la pancreatitis, la litiasis biliar o el cáncer de estómago.

Complicaciones habituales

Las complicaciones más usuales son:

Sangrado interno

Ocurre con pequeñas pérdidas que pueden provocar anemia o con intenso sangramiento que requiere de atención hospitalaria y transfunción sanguínea. La pérdida de sangre intensa causa vómitos y heces fecales de color oscuro o con restos de sangre. Se trata de una complicación severa y puede poner en peligro la vida del paciente, por lo que ante su presencia se debe acudir de inmediato al médico. Por lo general es preciso realizar una endoscopia.

Infección

Ante una infección se pueden perforar las paredes del estómago o el intestino delgado, y provocarse una peritonitis. Se identifica por un fuerte dolor en el abdomen localizado en la porción superior o epigastrio, que por lo general comienza de forma abrupta y el paciente refiere dolorosas hincadas. De ser confirmada esta complicación, se realizará de manera urgente una intervención quirúrgica para cerrar la perforación.

Obstrucción

Las úlceras pépticas provocan inflamación que bloquean el paso de los alimentos a través del tubo digestivo, o sea provoca que el contenido del estómago tenga dificultad en seguir su camino natural hacia el duodeno y el intestino delgado para continuar la digestión de manera natural. La obstrucción causa sensación de saciedad, vómitos y pérdida de peso. El síntoma más frecuente de la obstrucción son los vómitos y la retención de los alimentos ingeridos durante las 6 u 8 horas antes.

Causas más comunes

Existen múltiples causantes de las ulceras pépticas. Pero las más usuales son la infección por la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori). El el uso prologado de la aspirina y otros analgésicos como el ibuprofeno, advil, motrin, el naproxeno sódico, aleve, anaprox, entre otros.

Otra de las causas más comunes es el estrés sostenido y el consumo de alimentos que contengan picante. Si bien el estrés y el picante no causan directamente la ulcera péptica, sí inciden en el agravamiento de los síntomas de esta enfermedad y retardan su curación.

Se ha comprobado que la aparición de las ulceras pépticas son mucho más frecuentes en los adultos mayores. Pues o han tomado muchos medicamentos para evitar el dolor articular o los toman aún con frecuencia. Además del deterioro de las mucosas y el sistema inmune que va acompañado del envejecimiento natural.

No se deben tomar medicamentos junto con los antiinflamatorios no esteroides. Como esteroides, anticoagulantes, aspirina de dosis baja… O bien inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), alendronato (Fosamax) y risedronato (Actonel). Esta interacción medicamentosa representa un riesgo significativo de elevar las probabilidades de que aparezca la úlcera péptica.

¿Cómo curar y prevenir la úlcera péptica?

La ulcera péptica se puede prevenir. Para comenzar es importante que la persona se informe con el médico sobre cuáles son las causas y síntomas más usuales. Y sobre cómo se pueden adoptar medidas en casa para prevenirla. En el caso de que ya se padezca, se puede lograr una mejoría de los síntomas.

Protegerse de las infecciones es un factor vital para mantener la salud del sistema gastrointestinal y del organismo en general. Deben mantenerse las medidas higiénicas con el correcto lavado de las manos frecuentemente con agua y jabón.

Además de mantener el tratamiento indicado por el médico, indiscutiblemente mantener una dieta sana es un factor de importancia. Esencial para mejorar y recuperar una correcta funcionabilidad digestiva. En todos los casos la alimentación debe de ser de fácil digestión. Y evitar los alimentos que puedan irritar o inflamar el estómago. La dieta debe estar supervisada por un especialista en nutrición. Para ir mejorando poco a poco el proceso de asimilación de los alimentos.

La importancia del estilo de vida

Aunque los medicamentos y la dieta son imprescindibles para la curación, cuidado. No se debe perder de vista el estilo de vida del paciente. Se recomienda que las personas con úlcera péptica mantengan un estilo de vida saludable y activo. Tanto física como emocionalmente. Que les aparte del estrés.

Para ello se pueden apoyar en técnicas de relajación como el yoga o la meditación O bien intercambiar con amistades, leer y escuchar música agradable. Además de realizar una caminata regularmente para evitar el sobrepeso y la acumulación de gases. Esto es de especial importancia en el adulto mayor. Al fin y al cabo es el grupo de mayor preponderancia de la enfermedad.

Lo recomendable es tomar los medicamentos con las comidas y nunca con el estómago vacío. Las visitas regulares al médico ayudarán a descartar cualquier tipo de complicación y ajustar los tratamientos indicados en cada caso.

About admin

Check Also

gastrectomia total

Gastrectomía total: causas y alimentos recomendados

La gastrectomía es un tipo de cirugía de considerable complejidad. Consiste en la extirpación total …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *