Home / Enfermedades del estómago / Síntomas y causas del síndrome del colon espástico

Síntomas y causas del síndrome del colon espástico

Un aspecto sensible de nuestra salud que a veces no cuidamos como deberíamos es nuestro sistema digestivo. Si lo descuidamos, podemos acabar sufriendo de colon espástico.

Esta enfermedad afecta la movilidad del tubo digestivo en todos sus niveles, desde el intestino delgado hasta el ano. Se caracteriza por aparecer como distintos niveles de dolor abdominal, diarreas y distención abdominal después de comer.

Aunque no existe una causa específica para el colon espástico, el estrés es el principal desencadenante de los síntomas. Tal y como ocurre en muchas otras enfermedades intestinales. Esta enfermedad digestiva está muy influenciada por los factores psicológicos de la persona, aunque existen otras alteraciones que podrían intervenir como la gastroenteritis, las alergias alimentarias y factores genéticos. Si sufres alguno de estos síntomas, deberías acudir a tu gastroenterólogo para obtener un diagnóstico más preciso y un tratamiento adecuado.

colon espastico

Síntomas del colon espástico

El colon espástico se conoce al menos desde hace 150 años, siendo descrito por primera vez en 1849 por Cumming.

Este padecimiento suele caracterizarse por fuertes alteraciones en el movimiento intestinal en cualquiera de sus niveles. Aunque pueden sufrirlo los hombres, las pacientes más frecuentes son mujeres de entre 20 y 30 años, afectando a 5 personas de cada mil. Sus causas más comunes son una dieta con poca fibra, un alto estrés emocional y el abuso de los laxantes.

Los síntomas más frecuentes del colon espástico son el dolor abdominal, variando la intensidad según la persona y la alteración del ritmo intestinal. Este dolor abdominal suele ser punzante y fuerte y dura cerca de dos horas. Cuando este comienza, la persona siente ganas de defecar o sufre de una alteración en el color de sus heces.

Otro síntoma puede ser el estreñimiento o las diarreas indistintamente, que aparecen alternándose en ciclos. Además, puede producir nauseas, vómito y ardor en el tórax. El colon espástico  puede dejar la sensación de una evacuación incompleta y moco en las heces. Agregando a estos síntomas, las alteraciones emocionales y la depresión, hace que la identificación con certeza del colon espástico sea algo que solo puede hacer un especialista.




Diagnóstico y tratamiento

Para obtener un diagnóstico concluyente sobre el colon espástico debes acudir a un profesional, para que te realice un examen físico completo y elabore una historia clínica. Esto le permitirá ver si se trata de un colon espástico u otro padecimiento similar, junto a las pruebas complementarias como análisis de sangre, orina y heces. Además, puede que se indique radiografías, una ecografía abdominal y/o una colonoscopia.

Sí bien existen tratamientos para esta enfermedad, no son una cura definitiva. Solo te ayudarán a controlar sus síntomas, siendo su objetivo hacer más llevaderos los padecimientos. Algunos pacientes mejoran al cambiar de dieta, pero no funciona con todos. Otros pueden sobrellevar los síntomas, manejando su estrés al tomar consciencia de que su enfermedad es benigna.

Lo indicado de forma general es comer mucha fibra, hacer ejercicio con regularidad y tomar medidas para reducir el estrés emocional.

Prevención con higiene y dieta

Una medida de control de los síntomas bastante sencilla es evitar los alimentos y bebidas que agraven el colon espástico. Entre estos podemos encontrar el tabaco, el alcohol y el café, así como también todos esos alimentos que te provocan un exceso de gases.

En especial, se debe evitar el sedentarismo y hacer ejercicios físicos adecuados a la edad del paciente: unos cuantos minutos al día podrían representar un alivio para el colon espástico. Junto a ello se recomienda controlar el peso con una dieta saludable y evitando la comida chatarra.

Es recomendable se incorporen a la dieta alimentos altos en fibras para mejorar la digestión. Estos pueden ser frutas, cereales y verduras. También, se debe evitar acostarse justo después de las comidas. Esto hace la digestión demore, así que es mejor esperar un par de horas antes de dormir. Con relación al descanso, el colon espástico también puede ser aliviado si se eleva la altura de la cabecera de la cama entre 10 a 15 centímetros. Esto hará que el movimiento de los alimentos no se interrumpa en los intestinos, ayudándose de la gravedad.

Un último consejo y muy sencillo de llevar a cabo es evitar agacharse o hacer ejercicio inmediatamente después de comer, ya que esto afectaría la digestión.




Medicamentos disponibles

Aunque no existe una cura para el colon espástico, no significa que no haya medicamentos que alivien sus síntomas. La medicación que se receta son fármacos para controlar el síntoma predominante, sea este la diarrea, el dolor abdominal, el estrés o el estreñimiento. No obstante, deben usados durante un tiempo limitado durante las crisis, ya que no son una solución definitiva.

Dentro de ellos están los espasmolíticos, los estimulantes de la motilidad, los antidiarreicos, los laxantes, los antidepresivos y los ansiolíticos.

Teniendo en cuenta lo anterior, y siendo los síntomas del colon espástico agravados por el estrés emocional, se pueden usar técnicas como la psicoterapia o la meditación para tratar el estrés. La acupuntura y la hipnoterapia también pueden ayudar a que algunos pacientes sobrelleven sus síntomas.

Relación con el síndrome del colon irritable

Con características muy similares, el síndrome del colon espástico puede ser tratado también como el síndrome del colon irritable. Las características que comparten ambos son comunes, especialmente su origen en el estrés emocional de quién lo sufre. La diferencia radica en que el síndrome del colon irritable no presenta los ciclos de diarreas y estreñimientos regulares del colon espástico.

Algunos consejos adicionales para evitar sufrir cualquiera de estas dos enfermedades son:

  • Comer de manera regular y a la misma hora.
  • Ingerir una dieta rica en fibras y proteínas, pero baja en grasas.
  • Evitar el consumo de la col, las legumbres, las bebidas alcohólicas y los frutos secos, que aumentan la producción de gases.
  • Beber agua para disminuir de manera sensible el estreñimiento.
  • Realizar ejercicio con la intensidad requerida para la edad del paciente.
  • Evitar el estrés, pues esta es la principal causa de aparición de los síntomas.

Una cosa importante de entender es que ambos padecimientos, aunque de causa desconocida y con un carácter más orgánico que funcional, no son producto de la psique del paciente ni de un proceso de hipocondría. Sin el debido tratamiento médico, pueden deteriorar seriamente la calidad de vida del paciente y abrir las puertas a otras enfermedades más serias.

About admin

Check Also

heces amarillas

Heces amarillas: origen y causa de esta coloración

Uno de los principales indicadores de que tenemos problemas en nuestro sistema digestivo es el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *