Home / Enfermedades del estómago / Gastrectomía total: causas y alimentos recomendados

Gastrectomía total: causas y alimentos recomendados

La gastrectomía es un tipo de cirugía de considerable complejidad. Consiste en la extirpación total o parcial del estómago.

Un paciente puede llegar a requerir esta medida médica por distintas causas. Entre las más comunes se encuentran los cánceres de estómago y las úlceras gastroduodenales. Sobre todo las llamadas úlceras pépticas. Pero en tal caso, la gastrectomía sólo es necesaria cuando el mal se complica excesivamente.

En cuanto al cáncer de estómago, la gastrectomía se aplica cuando se expande por todo el estómago. No obstante, también depende de su ubicación. Si, por ejemplo, se encuentra en la parte de arriba del estómago. Es decir, en las proximidades del esófago. En ese caso también se recomienda por diversos motivos la gastrectomía.

Qué es una gastrectomía total

En primer lugar, la gastrectomía total puede ir más allá de la extirpación del estómago. Puede incluir la extirpación del bazo, de segmentos del esófago, del páncreas… Y, en fin, de una suma de órganos que se hallan en las inmediaciones de la zona afectada. Precisamente porque el cáncer se ha expandido más allá del propio estómago. Pero la extirpación se deriva de la gastrectomía como remedio para hacer remitir un mismo mal.




Luego, de lo que se trata es de reconducir los alimentos. De que estos pasen por el tracto intestinal. Y el modo de hacerlo es empatar el extremo del esófago con el del tracto intestinal.
La forma en que se lleva a cabo la gastrectomía no es en realidad tan sofisticada. Se trata de producir un corte en la parte inferior de la zona abdominal. Existen otras técnicas alternativas que consisten en la práctica de más cortes a lo largo de la misma zona. Pero por lo normal, se practica una sola.

Respecto a la necesidad de una gastrectomía total o parcial, es un tema delicado. El paciente ha de tratar este tema en profundidad con el equipo médico. Esta duda se da sobre todo en caso de que padezca un cáncer de estómago. Entonces, puede optarse por dos opciones. La más eficiente es la de la gastrectomía total. En tal caso, uno se asegura de la no remisión del mal cancerígeno. Sin embargo, esto implicará padecer los efectos secundarios propios de tal operación. Muchos de ellos, de cierta magnitud. O que cuando menos cambiarán de forma considerable ciertos hábitos alimenticios.

Por eso, muchos pacientes y médicos optan por realizar una gastrectomía parcial. Así, las consecuencias serán menores. Pero también se expone uno a que el cáncer remita.
Por tanto, la decisión de someterse a una gastrectomía total ha de ser fruto de una decisión responsable. Deben ponderarse cada una de las opciones y de calibrarse sus riesgos y sus beneficios.

gastrectomía total

Efectos secundarios

No sería raro que una gastrectomía hiciese que el paciente tuviera dificultades posteriores. Pueden ser de distintos tipos. Y suceder inmediatamente después de la operación o más tarde, en la vida cotidiana. Hablaremos aquí de las más comunes.

Después o incluso durante de la operación, puede sufrir derrames. Y pueden formarse coágulos de sangre. A su vez, esto quizá repercuta en un daño inesperado causado a los órganos que se hallan en las inmediaciones de la zona afectada. No obstante, los equipos médicos saben cómo hacerse cargo de esta clase de problemas. El número de pacientes que fallecen debido a ello es prácticamente ínfimo.

Tras la operación, la consecuencia más obvia es la de la supresión de la ingesta de sólidos o líquidos. Lo cual debe alargarse por una tanda de días. Esto se debe al estado en el que se halla el estómago, muy delicado. Debe sanar por completo para poder filtrar de nuevo elementos ingeridos. Y para que se eviten ciertos tipos de fugas.

Por otra parte, tras la operación también abundan otro tipo de síntomas. Que son a su vez comunes a otro tipo de cirugías. Estos pueden ser la náusea, el dolor en el abdomen, la diarrea, etcétera. La razón es que, una vez extirpado el estómago, se modifica la lógica de la ingesta de alimentos. Ya que estos llegan a su destino a mayor velocidad. Y el organismo todavía no se ha acostumbrado a estas nuevas condiciones.

En caso de que esto no sea así, el paciente debe acudir a una consulta médica. Y recibir tratamiento que le ayude a aminorar los efectos secundarios durante el tiempo oportuno.




Alimentación con una gastrectomía

Del mismo modo, también es natural que el paciente acuse una menor hambre. Que se sacie con rapidez y con mucho menos alimento. Pero esto no debe ser motivo de preocupación. Al cabo de un tiempo, el organismo se readaptará a sus nuevas circunstancias.

Con todo, es comprensible que el paciente deba cambiar sus hábitos alimenticios. El objetivo es el de no maltratar a un estómago que ha pasado por un trance tan delicado. Los cambios afectan a la periodicidad y al volumen de elementos a ingerir. Ahora se ha de comer más veces a lo largo del día y en cantidades mucho más pequeños.

Por último, es importante recordar una de las funciones del estómago. La de absorber, a la manera de una esponja, componentes vitamínicos. Los pacientes que hayan pasado por una gastrectomía, pueden presentar irregularidades a este aspecto. Y por ello, es normal que el médico les recete complementos vitamínicos.

Por supuesto, es recomendable evitar todo tipo de alcoholes y de tabacos. Y en general, cualquier elemento que obliga al estómago a una digestión trabajosa.

About admin

Check Also

reflujo gastroesofagico

Síntomas del reflujo gastroesofágico y tratamiento

Muchas personas han padecido en algún momento de sus vidas de reflujo gastroesofágico. Esta es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *