Home / Enfermedades del estómago / Dolor de estómago: todo lo que necesitas saber

Dolor de estómago: todo lo que necesitas saber

El dolor de estómago es uno de los síntomas más comunes en todo el mundo, y es un indicativo de múltiples problemas digestivos. La mayoría de estos son simples y de fácil solución, pero también pueden ser derivados por problemas más serios.

Aproximadamente, entre el 15 y el 30% de los hombres y mujeres padecen de dolor de estómago en un plazo una vez al mes. Esta alta incidencia hace que este síntoma sea una de las principales causas de las consultas al médico.

Dolor de estomago: causas

El dolor de estómago se produce por diversas afecciones y en dependencia de lo que lo causa puede estar acompañado de distensión abdominal, gases, sensación de saciedad, acidez, vómitos, sangre en las heces o en los vómitos y falta de apetito.




Estas son sus principales causas

Dispepsia Funcional

La dispepsia funcional no tiene causa orgánica, sino que es provocada por alteraciones nerviosas, ansiedad o estrés. También puede originarse como consecuencia de malos hábitos alimentarios, comidas excesivas o ingerir los alimentos muy rápido.

Dispepsia Orgánica

En este caso sí existe una causa real dentro del sistema digestivo que está provocando el dolor de estómago. Estas enfermedades, entre otras, pueden ser:

Tipos de dolor de estomago

Reflujo Gastroesofágico

Se percibe como una sensación de ardor detrás del esternón y en la boca del estómago. Se produce cuando el esfínter que separa al esófago del estómago no cierra completamente, por lo que hay una afluencia del contenido estomacal al esófago, causando el dolor y sensación de quemazón. También causa sabor amargo y exceso de salivación.

Gastritis

La gastritis puede ser aguda, producto de un alimento, o crónica como resultado de una lesión permanente. Provocan falta de apetito, nauseas y vómitos. La gastritis puede afectar seriamente la mucosa estomacal, causando sangramientos que devienen en heces negras y vómitos con sangre.

Ulcera Péptica y por Helicobacter Pylori

La úlcera péptica aparece tanto en el estómago como en el duodeno. Es una especie de llaga que se forma en la mucosa interna de estos órganos, y su aparición provoca dolor en el estómago y mucho ardor.

Este dolor puede ser controlado mediante antiácidos y con la ingesta de alimentos, fundamentalmente de carácter básico que neutralicen el ácido estomacal. Una de sus causas más frecuentes, pero no la única, es la infección debida a la bacteria Helicobacter pylori.

Colecistitis y Cálculos Biliares

Cuando la vesícula biliar se inflama, ya sea asociada a cálculos biliares o no, provoca fuertes dolores de estómago. El rasgo distintivo de esta dolencia es que se focaliza la parte media o a la derecha y hacia arriba de la región abdominal.

Normalmente, esta inflamación tiene otros síntomas, como fiebre y coloración amarilla en la piel. El dolor se irradia a la espalda y el hombro derecho, y puede ser constante o como cólico.

Pancreatitis

Esta es una de las enfermedades que, en su forma aguda, son de las más peligrosas del tracto gastrointestinal. Sus síntomas son dolor muy fuerte agudo en la parte alta del estómago hacia la izquierda, que se extiende a la espalda; fiebre; vómitos y diarreas abundantes y frecuentes; nauseas y distensión abdominal.

Generalmente aparece después de una fuerte ingesta de alimentos ricos en grasas y bebidas alcohólicas, y de no ser tratada con carácter urgente puede provocar la ruptura del páncreas, septicemia y la muerte del paciente. La pancreatitis aguda se ha relacionado al fallecimiento súbito de muchos personajes históricos, como Atila o Alejandro Magno.

La pancreatitis crónica tiene similares síntomas, pero menos pronunciados. Como consecuencia del déficit de jugos pancreáticos, se produce una mala absorción de los alimentos que da como resultado una pérdida de peso sensible.

Gastroenteritis Viral

Muchas infecciones virales provocan dolor de estómago e intestinos. Llevan asociados vómitos, fiebre y diarreas. Estos dolores desaparecen a los pocos días y su tratamiento es sobre los síntomas y el consumo de sales de rehidratación oral para reponer los líquidos y electrolitos perdidos por las deposiciones.

Cáncer Gástrico

Como puede inferirse, este es uno de los peores escenarios que pueden provocar dolor de estómago. Este puede provocar o no dolor, en dependencia del lugar de su aparición, pero se caracteriza por provocar sensación de llenura con la comida más ligera.

Con el cáncer, aparecen otros síntomas como pérdida de peso sin razón aparente, heces negras, falta de apetito, gases abundantes, vómitos con sangre, deterioro de la salud en general, debilidad y fatiga.

Aneurisma Aórtico Abdominal

La ruptura de un aneurisma de la aorta abdominal provoca dolor de estómago intenso, constante y que aparece de repente. Es una de las causas más peligrosas del dolor de estómago y puede tener como otros síntomas desmayos, sudoración fría, shock y muerte por hemorragia interna. Estos aneurismas pueden permanecer silentes durante años de forma asintomática y generar en corto tiempo un cuadro de extrema gravedad.

Dolor de barriga: consejos y curas

¿Alguna vez has sentido ese molesto dolor de estómago en el lugar más inesperado? Puede que quieras prevenirlo o erradicarlo. Te proponemos que sigas algunas de estas recomendaciones para que eleves tu calidad de vida y no te tomen de sorpresa.

Lo primero y más significativo para evitar el dolor de estómago es mantener los horarios para el consumo de los alimentos principales y no permanecer más de 3 horas sin ingerir algún refrigerio. Es decir, llevar el régimen de las seis comidas. Esto no implica que se exceda en lo que come sino al contrario, en pequeñas dosis se alimenta mejor y previene que el exceso de jugos gástricos le provoque dolor.

La dieta balanceada, rica en fibras y en particular frutas y verduras es otro elemento a tener en cuenta. Elimine de su menú comidas con grasas, fritas y rebozadas o excesivamente condimentadas. Tomar agua también será beneficioso para su salud en general: beba al menos dos litros de durante el día.

Después de las comidas, si se siente incomodo por el exceso de alimento, puedes realizar dar paseos que le ayudarán a acelerar o mejorar su digestión. Una medida muy importante es eliminar la automedicación: no consuma fármacos que no han sido recetados por su médico, sobre todo, aquellos que por su acción son irritantes de la mucosa gástrica.

En caso de que quiera aliviar el dolor de estomago puede decantarse por las vías de la medicina tradicional: un te de manzanilla con menta propóleo, puede ser beneficioso. Soluciones basadas en productos naturales como el Iberogast, también pueden serle de mucho provecho.

Dolor de estómago y gases

El dolor de estómago es una afectación muy extendida, debido a las abundantes causas que pueden ocasionarla. Estas son tan comunes y cotidianas que no deben preocuparte en exceso, si estás padeciendo de este tipo de dolores.

Una de las causas más comunes del dolor de estómago es la formación de gases en el tracto gastrointestinal. Estos pueden surgir debido a subproductos de la digestión, la acción de bacterias de la flora intestinal, o provocados por enfermedades muy específicas.

Causas del dolor de estómago por gases

Hay muchas causas que pueden provocar el dolor de estómago. Entre ellas, la acumulación de gases suele ser de las más recurrentes. Una de sus principales motivos es la deglución excesiva de aire con la saliva al tragar los alimentos, conocida como aerofagia.

Este exceso de aire hace incrementar la presión intragástrica en el estómago, provocando que ceda el esfínter del esófago: el resultado es que el gas comprimido en el estómago sale por el esófago hasta liberarse por la boca en forma de eructo. Los lactantes, que no tienen el sistema digestivo plenamente desarrollado, suelen padecer de mucha aerofagia.

Algunas personas tienen como costumbre tragar aire al comer, para provocarse de esta forma eructos que les aligeran la digestión. La mayoría de ellos han asumido esta práctica de muy pequeños, cuando han descubierto una satisfacción particular al eructar después de ingerir alimentos, asociada con un alivio del hartazgo provocado por la comida. Son estos conocidos de casi todos que pueden eructar a conciencia y placer, más o menos cuando lo deseen. En ciertas culturas es incluso de buena educación hacerlo después de las comidas.

Alimentos que pueden provocar el dolor de estómago por gases

Hay una serie de alimentos que suelen provocar dolor de estómago por gases. Pero, es importante, que tengas en cuenta que todos los organismos son distintos, así que algunos de los alimentos de esta lista pudieran afectar tu digestión, mientras que otros no.

Esto solo podrás descubrirlo por medio de prueba y error; es decir, probando cada uno de ellos y esperando un tiempo prudencial para percibir los efectos de ellos en tu organismo.
Los vegetales suelen producir más gases en el estómago que otros alimentos, sobre todo las legumbres, la lechuga y la col. Estos presentan hidratos de carbono difíciles de digerir y que tienden a fermentarse en el estómago, provocando los eructos.

En cuanto a las bebidas, seguro te has percatado de las eructaciones que puede provocar las gaseosas. Pues, las cervezas también pueden producir una alta cantidad de gases, aunque en menor medida que los primeros. Para de consumir estas bebidas por un tiempo, hasta que te alivies del exceso de los gases. También procura ingerir poco líquido durante las comidas y evita llenarte demasiado.

¿El dolor de estómago por gases es una enfermedad?

De manera general, el dolor de estómago por gases son consideradas un síntoma de una incorrecta ingestión de alimentos. Por tal motivo, las soluciones suelen estar en los cuidados de los hábitos personales que ya te hemos indicado.

No obstante, si después de variar tu dieta y realizar una adecuada ingestión, aún continuaran tus eructaciones, podrías estar padeciendo de reflujo gastroesofágico (conocido como ERGE). Si persistieran los eructos, deberás visitar al psicólogo. El acto de eructar podría estar tan asimilado por tu subconsciente que ya no se trate solo de una respuesta natural al dolor de estómago que te aqueja.

Entonces, será necesario que comiences algún tratamiento terapéutico, como sencillos métodos de relajación que contribuirán a eliminar este acto involuntario. Sin embargo, el mejor tratamiento seguirá dependiendo de ti, con el perfeccionamiento de tus hábitos alimenticios.

Aunque no existe medicina lo suficientemente efectiva como para eliminar las eructaciones, aunque fármacos de origen natural como el Iberogast se han probado exitosos. Junto a él, hay múltiples remedios naturales que pudieran aliviarte mucho.




Dolor de estómago al comer

El aparato digestivo es el conjunto de órganos encargados de transformar los alimentos para que sean absorbidos y utilizados por el organismo.

En latín, la zona donde está alojado el estómago y el intestino, se denomina abdomen. Por este motivo, los médicos emplean términos como “dolor abdominal” o “molestias abdominales” para referirse al dolor de estómago o al dolor intestinal.

De forma general, el “dolor abdominal” se considera una de las molestias más frecuentes. Puede aparecer de forma repentina (dolor agudo) o mantenerse durante un período más largo, repitiéndose cada cierto tiempo (dolor crónico). Incluso, dependiendo del lugar donde aparezca, el especialista puede determinar la causa que lo provoca.

Es muy desagradable sufrir dolor de estómago después de haber ingerido una exquisita comida y casi ningún otro síntoma tiene tantas causas probables. Generalmente desaparece en poco tiempo, pero, si la molestia persiste, entonces debemos asistir a un profesional.

Enfermedades que pueden causar dolor de estómago al comer

  • Indigestión: Es la causa más frecuente de los molestos dolores de estómago. Suelen producirse por ingestión excesiva de alimentos, combinar platos incompatibles en una misma comida o sufrir de intolerancias alimenticias. No presentan mayores complicaciones y los síntomas deben desaparecer en corto tiempo (1 o 2 días).
  • Úlceras estomacales: Por lo general, el dolor de estómago ataca la zona medio-superior del abdomen después de las comidas. La mayoría de estas úlceras están provocadas por bacterias y se combaten con antibióticos.
  • Estrés: Puede causar dolor de estómago, pérdida de peso y apetito, dolores de cabeza, presión arterial alta e insomnio. La depresión y la ansiedad están muy asociadas a los problemas digestivos, así como al síndrome de intestino irritable. En este caso, la función del aparato digestivo no se encuentra afectada y lo que debe atenderse es el desorden nervioso.
  • Sobrepeso y obesidad: Provoca dolores de estómago recurrentes pues el tejido adiposo puede comprimir el estómago y dificultar su función. Se puede remediar temporalmente con algunos fármacos, pero lo ideal es que el paciente recupere su peso adecuado.
  • Intoxicación alimentaria: Son causadas por la ingesta de alimentos contaminados por microorganismos patógenos y pueden producir gastritis (si solo afecta al estómago) o gastroenteritis (si afecta además al intestino). Los síntomas habituales son: dolor de estómago, vómitos y diarreas. En este caso se pueden utilizar medicamentos antivirales o antibióticos, acompañado de dieta blanda.
  • Reflujo gástrico: Se produce cuando el músculo que une el estómago y el esófago deja de funcionar permitiendo la devolución del contenido estomacal. Produce ardor y dolor de estómago. El tratamiento recurrente son los antiácidos.
  • Cáncer de estómago: Provoca dolores en etapas avanzadas de la enfermedad y puede estar acompañado de pérdida significativa de peso, pérdida de apetito, vómitos persistentes o hinchazón del abdomen.

Otros órganos como el hígado y el páncreas pueden producir dolor de estómago interrumpiendo el ciclo normal de la digestión.

¿Qué hacer mientras te dure el malestar?

Fortalecer el consumo de:

  • Menta: El té de menta alivia los gases del estómago y disminuye los cólicos. Cuidado, puede provocar acidez.
    Yogur natural: Las bacterias activas del yogur reducen el dolor de estómago.
  • Vinagre de manzana: Gracias a su contenido de vitaminas B y C, el dolor de estómago desaparece. Puede agregarle miel y agua para evitar su fuerte sabor.
  • Arroz: Es fácil de digerir y su contenido de almidón ayudará a fortalecer tu estómago.
  • Jengibre: La infusión de jengibre aliviará los dolores de estómago, las náuseas y los vómitos, provocados fundamentalmente por los virus estomacales.
  • Plátano: Es muy fácil de digerir y su contenido de potasio te ayudará a recuperar la energía. Muy recomendado para las personas que han sufrido por un tiempo prolongado esta dolencia.

Además, beba abundante agua (hidrata la mucosa y previene la acidez), haga comidas ligeras y mastique despacio, evite la combinación de grasas con hidratos (favorecen la producción de gases), no se acueste durante la digestión (permanezca sentado o camine), realice ejercicios de respiración (reducen el dolor, el estrés y facilitan la digestión), lleve ropa cómoda. Y muy importante, evite el consumo de café, bebidas gaseadas y alcohol (producen irritación en el tejido estomacal) y no fume (el tabaco y el cigarro debilitan el recubrimiento que protege al estómago de los ácidos).

Otros remedios caseros que pueden aliviar el dolor de estómago

Estos remedios pueden ser de mucha utilidad.

  • Té de manzanilla: Calma la irritación por sus propiedades antiinflamatorias. Prepare una infusión de manzanilla con agua hervida. Consúmala con poca azúcar varias veces al día.
  • Caldo de pollo: Tomarlo 3 horas después de haber sufrido el malestar. Le puede añadir algunas gotas de limón que ayudará a eliminar la grasa.
  • Canela, anís, menta y albahaca: Mezclar los ingredientes y hervirlos durante 10 minutos. Tomar una taza cada media hora.




¿Quieres mejorar tu calidad de vida?

Independientemente de todos estos remedios, cambiar el estilo de vida será la solución y hasta la cura de su mal. Los hábitos alimentarios se transmiten de padres a hijos, pero pueden ser transformados en la búsqueda de nuestro bienestar.

Los alimentos nos proporcionan la energía y los nutrientes para crecer sanos, fuertes y poder realizar las actividades diarias. No podemos sobrevivir sin comer, pero tampoco debemos comer por comer, Debemos hacerlo con responsabilidad.

¿Qué no debe faltar en tu dieta diaria?

  • Cereales y tubérculos: Proporcionan la energía suficiente para las actividades físicas y mentales que debes enfrentar.
  • Leguminosas y alimentos de origen animal: Brindan las proteínas para aumentar y reparar los tejidos del cuerpo.
  • Frutas y verduras: Contienen vitaminas y minerales que fortalecen el sistema inmunológico.
  • Agua: Ayuda a que se realicen correctamente todas las funciones en el cuerpo.

¿Qué debes evitar?

  • La comida chatarra.
  • Ingerir alimentos ricos en azúcares.
  •  “Picar” entre comidas.

¿Cómo debe ser tu dieta?

  • Equilibrada: Disminuir el consumo de carnes y aumentar los cereales, verduras y frutas.
  • Higiénica: Cuidar la calidad, la frescura y la forma de preparar los alimentos. El lavado de las manos es fundamental.
  • Suficiente: Debes comer lo necesario para satisfacer tus necesidades nutricionales.
  • Variada: Comer de todo. Cada alimento aporta elementos necesarios para la nutrición.

Recuerde siempre que una persona sana es una persona feliz. Cuídese. La salud es el bien más preciado.

About admin

Check Also

reflujo gastroesofagico

Síntomas del reflujo gastroesofágico y tratamiento

Muchas personas han padecido en algún momento de sus vidas de reflujo gastroesofágico. Esta es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *