Home / Enfermedades del estómago / La dispepsia funcional: síntomas y tratamiento

La dispepsia funcional: síntomas y tratamiento

Actualmente la dispepsia funcional afecta a un gran número de personas en todo el mundo. Se trata de un trastorno gástrico, y de manera general aunque puede tener otras causas como el estrés, todo indica a que es provocada por una mala alimentación.

Todos aquellos alimentos poco saludables, como la comida rápida o chatarra rica en grasas saturadas y pobres en nutrición, pueden incidir directamente en la aparición de esta enfermedad. Aunque es una enfermedad benigna y perfectamente curable, es bien molesta y no se debe descuidar.

Esencialmente, es todo trastorno que afecte la digestión.

¿Qué es la dispepsia funcional?

La dispepsia funcional es un trastorno gástrico muy frecuente en toda la población, se caracteriza por la aparición de molestos síntomas que afectan todo el aparato digestivo y por lo tanto la digestión.

La dispepsia orgánica se puede identificar con pruebas y exámenes, como gastroscopia, análisis de sangre y ecografía del abdomen. Esto se realiza en los casos en que se sospecha una ulcera o gastritis. En el caso de la dispepsia funcional la sintomatología no tiene una causa precisa y aunque se realicen exámenes médicos no se encuentran las causas que la originan.




No obstante, si hay factores de riesgo. Entre ellos está el hábito de fumar, la infección en el estómago por la bacteria Helicobacter pylori y la ingestión de determinados medicamentos como el ibuprofeno o el diclofenaco. Incluso hay estudios que indican que algunas personas tienen una propensión genética a la dispepsia funcional.

Este un trastorno gástrico tan frecuente que muchas personas lo padecen sin conocerlo o darle importancia, a menos que los síntomas se hagan muy molestos. De cualquier manera para salir de dudas y conocer si se trata de otra enfermedad gástrica de importancia, debe acudirse al médico.

Y esto no es un consejo gratuito. En una consulta de gastroenterología, aproximadamente el 40% de los pacientes será al final diagnosticado con dispepsia funcional. Y tiene una incidencia aproximada del 21%, lo que significa que si ahora mismo tomas 100 personas, 21 de ellas sufrirá de dispepsia funcional de forma regular.

Síntomas de la dispepsia funcional

Los síntomas más frecuentes de la dispepsia funcional son fácilmente identificables. Entre ellos se encuentran: dolor en el abdomen superior o boca del estómago, sensación de ardor, náuseas, eructos y en algunos casos una molesta quemazón.

Otros síntomas pueden ser distensión del vientre luego de ingerir alimentos, y la sensación de saciedad repentina. Este último es el más referido y sucede cuando la persona se llena muy pronto y siente ardor en la boca del estómago que llega hasta la garganta.

Los síntomas que no suelen presentarse son vómitos. En el caso de aparecer, es importante descartar que exista alguna otra enfermedad como lesiones estomacales o úlceras. Claro que en estas circunstancias se trataría de una dispepsia orgánica y no de una dispepsia funcional.

Tratamientos médicos disponibles

Existen 3 tratamientos médicos fundamentales para la dispepsia funcional: erradicar la bacteria helicobacter pylori, bloquear el exceso de ácidos y utilizar medicamentos procinéticos y antidepresivos. Por supuesto, la elección del apropiado en cada caso recaerá sobre el facultativo, en dependencia de la causa de la dispepsia funcional.




Erradicar la bacteria helicobacter pylori

La bacteria Helicobacter pylori la tiene la mayoría de la población, y en todos aquellos casos en que existe un diagnóstico previo de úlcera estomacal o en el duodeno, se hace imprescindible erradicarla. Gracias a ello se alivia y cura la dispepsia funcional y se evitan sangramientos provocados por las úlceras.

Los estudios muestran que erradicando esta bacteria, mejoran y desaparecen los síntomas de la dispepsia luego de 6 a 12 meses.

Bloquear el exceso de ácidos

Para evitar el exceso de ácidos estomacales se emplean dos tipos de medicamentos. El primero son los antagonistas de los receptores de histamina, entre los que encontraos la ranitidina, la famotidina y la cimetidina. El segundo, los bloqueadores de secreción de ácidos. Los medicamentos utilizados para este fin son el omeprazol, esometrazol, lansoprazol y el pantoprazol.

Para que las píldoras sean más efectivas, deben tomarse antes de ingerir cualquier alimento. O una hora antes de cualquier comida. El tratamiento con estos medicamentos garantizan el alivio de los síntomas. Y además curan y previenen daños en el esófago provocado por reflujo gástrico.

Medicamentos procinéticos y antidepresivos

Es conocido que la dispepsia funcional tiene un componente psicológico, por lo que los medicamentos procinéticos y antidepresivos son muy recomendados. En la dispepsia funcional se emplean para minimizar la distensión abdominal y pesadez, además en pequeñas dosis reducen los síntomas.

Los antidepresivos tricíclicos son los más utilizados, mejora las molestias y la calidad de vida. Las dosis empleadas para tratar la dispepsia funcional son menores que las que se usan para evitar la depresión. Un ejemplo típico es la amitriptilina.




Tratamiento natural para la dispepsia funcional

Cuando las personas son diagnosticadas de dispepsia funcional se sienten aliviadas al conocer que no padecen de una enfermedad grave. Como tal, existen productos naturales como las infusiones de infusión de manzanilla, anís verde, melisa, naranjo amargo, azahar y tomillo, que tienen un efecto beneficioso sobre los síntomas de la dispepsia funcional. Pero como tal no eliminan las causas.
Para realmente tratar la dispepsia funcional de forma natural, se necesita más que nada modificar el estilo de vida y mantener una dieta saludable.

Igualmente necesario resulta no ingerir alimentos que provocan malestar. Algunos pacientes empeoran cuando consumen cantidades excesivas de leche, alcohol, cafeína, alimentos grasos, menta, tomates, especias y ciertos cítricos. También deben evitarse las comidas abundantes.

Algunos consejos útiles son:

  • Ingerir cinco o seis comidas pequeñas en el día
  • Evitar acostarse durante al menos dos horas luego de las comidas
  • Adelgazar, ya que el sobrepeso afecta el aparato digestivo y su buen funcionamiento.
  • Evitar alimentos altos en grasas, pues provoca digestiones lentas.
  • Eliminar el hábito de fumar.
  • Evitar ingerir alimentos de forma demasiado rápida.

Es importante que las personas conciencien que cualquier situación estresante que provoque ansiedad o depresión puede ser el detonante que agrave los síntomas de la dispepsia funcional. De ahí la necesidad de asistir además a una consulta de psicología, en el caso de que se sufran de cambios bruscos de humor, o existencia de ansiedad sin motivo alguno.

Conocerse a sí mismo es esencial para enfrentar las emociones negativas, poder sentirse bien física y mentalmente. Mejorar y saber afrontar los problemas emocionales puede ayudar a vivir mejor, física y mentalmente.

¿Funciona la homeopatía?

A pesar de la opinión positiva de una parte importante del público en general, cuidado. En este particular hemos de ser categóricos para evitar malos entendidos y problemas ulteriores. No, no funciona. Ni para la dispepsia ni para ninguna enfermedad.

No existe ninguna evidencia científica de que la homeopatía tenga ninguna validez como método terapéutico. De hecho, todo lo contrario: sobran los estudios médicos donde se ha establecido de forma inequívoca que la homeopatía… No sirve absolutamente para nada.

¿Por qué entonces “funcionan” los medicamentos homeopáticos? Por un mecanismo de los seres humanos llamado efecto placebo. El cuerpo humano dispone de poderosos medios para combatir y controlar las enfermedades. Si usted cree fervientemente que algo que está consumiendo le va a curar, su organismo moviliza los sistemas necesarios para que se cure.

En el caso de la dispepsia funcional, si usted considera que un producto homeopático le curará, se reducirá la secreción de ácidos estomacales, aumentará la motilidad del sistema digestivo para tener digestiones rápidas, se reducirán los niveles de estrés (claro, está tomando un “medicamento”) y en general su cuerpo tomará muchas otras medidas para normalizar sus digestiones.

No obstante, por ejemplo, en el caso de una infección con Helicobacter pylori que esté causando una dispepsia funcional el efecto placebo causado por un producto homeopático no surtirá ningún efecto.

La solución para la dispepsia es simple: acuda a su médico. Si este, a través de los exámenes correspondientes, determina que existe una causa orgánica para las alteraciones de su sistema digestivo o incluso si llega a la conclusión que su dispepsia es funcional, sabrá indicarle cual es la correcta vía a seguir para curarla.

About admin

Check Also

reflujo gastroesofagico

Síntomas del reflujo gastroesofágico y tratamiento

Muchas personas han padecido en algún momento de sus vidas de reflujo gastroesofágico. Esta es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *