Home / Vida Saludable / Cuidado del estómago para ancianos: consejos

Cuidado del estómago para ancianos: consejos

En este artículo repasaremos algunos elementos de estilo de vida en la tercera edad. Una buena alimentación a lo largo de toda la vida es esencial para llegar a la vejez sin problemas. Sin embargo, la vida occidental y sus excesos han provocado que hoy en día casi todo el mundo padezca uno u otro problema estomacal o intestinal a edad avanzada. Intolerancias, úlceras, complicaciones de enfermedades degenerativas…

Por eso, aquí unos tips generales orientados a la tercera edad para mejorar el cuidado del estómago en ancianos y mantenerlo.




Controlar la deshidratación del cuerpo

La deshidratación es un elemento fundamental en la tercera edad. Los ancianos y personas de la tercera edad suelen tener menor sensación de sed. Este elemento provoca que, a partir de los 60 años, muchas personas no tengan una percepción correcta de sus necesidades de hidratación.

La recomendación general es beber 2,5 litros de agua al día si eres hombre y 2 litros si eres mujer. Hay que tener en cuenta si tomas medicación, elemento que requiere de mayor ingesta de líquidos. Por otro lado, si vives en lugares con temperaturas altas, necesitarás 250 miligramos extra de agua por cada grado de más (a partir de 37 grados).

Aumentar consumo de proteína de alto valor biológico

Este sería otro elemento proactivo a tener en cuenta. Comer huevo, pescado, y ciertos tipos de carnes magras, sin excederse, es un complemento ideal en la tercera edad. Son proteínas de calidad, que necesitaremos en cantidades no excesivas (debido al poco consumo proteínico en la tercera edad).




Mantener a buen nivel el contenido de fibra

Es importante incluir fibra en la dieta diaria. Sobre todo si no se practica deporte, uno puede correr de lo contrario el riesgo de padecer estreñimiento. Muchos alimentos como frutas y verduras contienen abundantes dosis de fibra. Por lo que una dieta vegetariana suele ser el mejor aliciente para aumentar las dosis de fibra.

No pasarse con el consumo de calorías

Otro aspecto importante. No hay que descuidarlo, ni pasarse de la rosca. A medida que envejecemos, necesitamos menos calorías (sobre todo si hay poca actividad física). No controlar el aporte calórico puede llevar a problemas de sobrepeso. Y no cumplir con el mínimo, te lleva al problema de la desnutrición, muy común en ancianos.

 

About admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *