Home / Niños y bebés / Bismuto subsalicilato para niños

Bismuto subsalicilato para niños

El Subsalicilato de Bismuto, ingrediente fundamental del Peptobismol, es uno de los medicamentos más socorridos para combatir el malestar abdominal. Este fármaco alivia los síntomas de la pirosis y acidez, diarrea, náuseas e indigestión.

Este medicamento no debe ser administrado a niños menores de seis años, tanto por la posibilidad de que ocurra una intoxicación por bismuto como por la exposición del infante al ácido salicílico, producto de la descomposición del subsalicilato en el estómago.

La dosificación del Peptobismol indica que para niños de 6 a 9 años se debe administrar ½ cucharada, equivalente a 7.5 mL. En las edades comprendidas entre los 9 a 12 años se debe dar como máximo 1 cucharada de PeptoBismol (15 mL). A partir de los 13 años, se puede aplicar la dosis máxima de 2 cucharadas espaciadas en un lapso de 3 horas, hasta un máximo de 8 dosis al día.

No obstante, existen formulaciones específicas para infantes de manera que se pueda administrar el Subsalicilato de Bismuto de forma segura.




¿Cómo actúa el Subsalicilato de Bismuto?

El Subsalicilato de Bismuto es una mezcla de bismuto trivalente y ácido salicílico, muy insoluble en agua.

La porción de salicilato es absorbida en el tracto gastrointestinal casi en su totalidad. E inhibe la fabricación de la prostaglandina que acelera la inflamación y la motilidad intestinal. Este medicamento disminuye además la secreción de líquidos en el tracto gastrointestinal. A su vez, estimula la absorción de líquidos y electrolitos por la pared intestinal.

El bismuto no se absorbe en el tracto gastrointestinal, excretándose en las heces. Sus sales producto del metabolismo (oxicloruro de bismuto, subcarbonato de bismuto y fosfato de bismuto) se combinan al final. Lo hacen con el sulfuro de hidrógeno producido por las bacterias anaerobias en el colon.

Se forma así sulfito de bismuto, una sal insoluble de color negro. Por ello, las heces se oscurecen luego de tomar este medicamento, lo que es perfectamente normal. También la lengua puede oscurecerse. Esto ocurre como resultado de la interacción de la sal de bismuto con las enzimas de la saliva al ingerir el medicamento.

Mediante esta característica del bismuto de combinarse con el sulfuro de hidrógeno, responsable de la flatulencia, se disminuyen los gases intestinales. Adicionalmente, se ha comprobado que el bismuto se enlaza a toxinas segregadas por E. coli. Y tanto el oxicloruro de bismuto como el hidróxido de bismuto son bactericidas.

El bismuto es también un antiácido, y se ha demostrado por endoscopía que recubre las mucosas del estómago, protegiéndolas del ácido gástrico. Lo que explica sus efectos sobre la pirosis, y la acidez asociada a la gastritis. Combinado con antibióticos, elimina al H. pylori casi al 100%. Este microorganismo es responsable de la aparición de las úlceras.

¿Qué cuidados debo tener al administrar Subsalicilato de Bismuto a un niño?

Este fármaco contiene salicilatos. Por ello, si se le está dando aspirina al niño y este refiere zumbidos en los oídos debe suspenderse de inmediato, pues es el primer síntoma de intoxicación por salicilatos. Por la misma razón, si el niño tiene problemas de coagulación, no se debe administrar ningún producto que contenga este principio activo. Pues tiene acción anticoagulante.

Si el niño es diabético, deben ajustarse las dosis de su medicación. Pues el subsalicilato tiende a bajar la azúcar en sangre. Este medicamento no debe administrarse si el niño tiene o ha tenido en fecha reciente varicela. Porque podría devenir en una enfermedad de Reye, que puede resultar fatal.

Hay que tener especial atención si se administra Subsalicilato de Bismuto a niños con úlceras sangrantes, en menores con hemofilia o si hay daño de la función renal.

Este tratamiento debe combinarse con una estrategia de rehidratación con sales. Para reponer el líquido y los electrolitos expulsados durante la diarrea y por el vómito. Los síntomas de la deshidratación son resequedad en la boca, sed excesiva, disminución de la orina, cansancio y espamos musculares. La pérdida excesiva de fluidos es la principal causa de muerte debido a las diarreas. Pues puede conllevar al colapso circulatorio o al fallo renal, sobre todo en niños pequeños.

No debe administrarse este medicamento si hay heces sangrantes o temperatura elevada. Acuda al médico de inmediato.




Peptobismol infantil

En las edades comprendidas entre los 0 a 6 años, solo el médico es el indicado para recetar la dosificación del Subsalicilato de Bismuto, y lo hará bajo observación y de acuerdo al peso del menor. Esta dosis puede ser repetida cada cuatro horas, pero sin sobrepasar las 6 tomas diarias.

En el rango de edad hasta los 9 años, la suspensión oral es la forma farmacéutica de elección para este medicamento. Debido a que esta sal de Bismuto es muy insoluble, debe agitarse el frasco antes de darle el medicamento al niño, para garantizar que la dosis recibida sea homogénea en todas las tomas.

Para niños entre los 6,4 a 8 kg se administrarán dosis de hasta 44 mg. Sobre los 13 kg, la dosis sube a 88 mg.

Para niños de 3 a 6 años de edad se administran 88 mg cada 30 a 60 minutos, sin exceder los 404 mg en un día. De 6 a 9 años de edad la cantidad recomendada es de 174,6 a 176 mg cada 30 a 60 minutos, sin sobrepasar los 1,4 gramos diarios.

De 9 a 12 años de edad se administran de 262 o 264 mg cada 30 a 60 minutos, sin exceder los 2,1 g en un día.

Como referencia, una cucharada de suspensión contiene 130 mg de salicilato. Esta dosificación está referida al Peptobismol original, no a su variante infantil. Para cada formulación específica, debe consultar el prospecto que acompaña al medicamento.




Cada 100 ml de suspensión contiene:
Subsalicilato de bismuto………………………….. 1.750 g
Vehículo csp………………………………………….. 100.00 ml

En cuanto a precios, el Peptobismol infantil varía según el país, la formulación y el volumen dispensado en el envase. Como referencia, este fármaco cuesta en un envase de 236 mL unos 6 euros

En todo caso, las indicaciones que aparecen en este artículo tienen un carácter puramente informativo. La última palabra siempre la tendrá el pediatra, que es la persona indicada para recetar este medicamento a los pacientes en una edad tan sensible como la infancia. Siga sus indicaciones y no automedique a su hijo.

About admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *